Mar Calvo
Mar Calvo
25 Jul, 2018 - 13:00
Conoce los diferentes tipos de escoliosis, las causas y su tratamiento

Conoce los diferentes tipos de escoliosis, las causas y su tratamiento

Mar Calvo

La escoliosis es una curvatura anormal que se produce en la columna. Esta puede quedar torcida, hacia la izquierda o la derecha.

Si los problemas de espalda son una de las principales enfermedades que afectan a la población, una de las dolencias más frecuentes es la escoliosis. Se trata de una curvatura anormal que se produce en la columna. Esta puede quedar torcida hacia la izquierda (en forma de C) o la derecha, incluso en forma de S.

Sus causas no están del todo claras, pero sí se sabe que lo normal es que empiece a manifestarse en la adolescencia. Las malas posturas, un crecimiento acelerado de la columna o la herencia genética son algunas de las causas más comunes. Otros posibles orígenes son una musculatura hipotónica, la parálisis en un lado del cuerpo o un fallo importante de los músculos abdominales y de la espalda.

¿Qué tipos de escoliosis hay?

Escoliosis

En cuanto a la tipología, los especialistas la clasifican en dos tipos generales:

  • Escoliosis estructural. Puede ser por nacimiento o estar causada por un golpe fuerte, una enfermedad o una infección. Se alarga en el tiempo e incluso puede ser permanente.
  • Escoliosis no estructural. El problema es temporal y puede solucionarse con un tratamiento.

Escoliosis según la causa

Si se tiene en cuenta la causa de la enfermedad, la clasificación sería la siguiente:

  • Escoliosis idiopática: Origen desconocido. Es la más común, pues afecta a 1 de cada 8 personas con escoliosis. Esta, a su vez, puede ser infantil (antes de los 3 años), juvenil (de los 4 a los 10 años) y adolescente (entre los 10 y los 18 años).
  • Escoliosis congénita: Es la causada por una malformación durante el embarazo.
  • Escoliosis neuromuscular (o miopática): Asociada a trastornos del sistema nervioso o muscular. Normalmente afecta a personas con espina bífida, distrofia muscular, parálisis de la médula espinal, parálisis cerebral o poliomielitis, entre otros.
  • Escoliosis degenerativa: Es la causada por el desgaste de las estructuras de la columna. Por ello, es más común a partir de los 50 años.

Escoliosis según la zona de la desviación

Si se tiene en cuenta la zona de la desviación, encontramos tres tipos diferentes:

  • Escoliosis dorsal: Zona media del tronco (escápulas y costillas). La curvatura puede ser hacia la derecha (dextroescoliosis) o hacia la izquierda (levoescoliosis).
  • Escoliosis lumbar: Zona baja de la espalda.
  • Escoliosis dorsolumbar: Zona media (dorsal) y baja (lumbar) de la espalda.

Escoliosis según el Ángulo de Cobb

Otra clasificación es la que se basa en la gravedad de la curvatura. Esta puede ser:

  • Escoliosis leve: Ángulo de Cobb menor de 20 grados.
  • Escoliosis moderada: Ángulo de Cobb entre 20 y 40 grados.
  • Escoliosis grave o severa: Ángulo de Cobb de más de 40 grados.

Si además de escoliosis, se produce una rotación en las vértebras, estaríamos hablando de la rotoescoliosis.

Tratamiento de la escoliosis

En función de la edad, del tipo de escoliosis y del ángulo de torcedura, el tratamiento será diferente. Puede ir desde un corsé ortopédico hasta la cirugía.

En los casos menos graves también es efectivo realizar ciertos ejercicios, sobre todo aquellos que ayuden a corregir la postura de la espalda y proporcionen flexibilidad a los músculos. El Pilates o los ejercicios de Klapp suelen estar recomendados.

Las revisiones médicas periódicas son necesarias, pues la escoliosis no se queda solo en una curva anormal en la columna. También puede provocar deformaciones en vértebras, costillas, discos y ligamentos.

De todas formas, el síntoma más común de la escoliosis es la curvatura anormal de la columna, lo que provoca que la cadera o el hombro de una parte esté más bajo o más alto que el del otro lado. Si la curva progresa, puede aparecer el dolor de espalda, de cabeza o la dificultad para respirar.

Cuando un paciente acude al médico, este hace una serie de pruebas para determinar que realmente existe escoliosis. Aparte del examen físico, los rayos X serán la prueba definitiva.

Puede interesarte: