Mar Calvo
Mar Calvo
29 Mar, 2020 - 18:07
mujer ahorrando dinero

Descubre cómo garantizar la estabilidad financiera de tu familia

Mar Calvo

¿Te preocupa el futuro de tus hijos? Te damos una serie consejos sobre cómo garantizar la estabilidad financiera de tu hogar.

La situación económica de una familia puede dar un giro de 180 grados de un día para otro. A mí como madre me preocupa muchísimo el futuro de los míos y por eso siempre tengo en cuenta todos los consejos sobre cómo garantizar la estabilidad financiera de mi hogar.

Tras poner en práctica una serie de medidas, me he dado cuenta de que la mayoría son de sentido común. Todos podemos mejorar nuestra economía si ponemos un poco de empeño. ¿No sabes por dónde empezar? Sigue leyendo para conocer algunos tips que espero te ayuden.

cÓMO GARANTIZAR LA ESTABILIDAD FINANCIERA

madre e hija ahorrando dinero

Visualiza tu situación financiera de cara al futuro

Para crecer, las empresas tienen que conocer cuáles son sus activos y sus pasivos. Pues bien, la economía doméstica es similar. Si nunca los has hecho, debes dibujar una tabla en la que registres cuáles son tus ahorros, tus ingresos y tus gastos. Después, haz una proyección de futuro para que puedas ver en qué situación se encontrarán las finanzas familiares.

Analiza qué porcentaje de gastos tienes sobre los ingresos

En cualquier guía sobre cómo garantizar la estabilidad financiera que consultes te van a decir que debes hacer un presupuesto. Sin ese ejercicio, saber cuánto dinero gastas e ingresas es complicado. Y lo que es más importante, te ayuda a tener claro qué porcentajes de tus ingresos se te va en los gastos.

Lo ideal sería, según recomiendan los expertos, que al sumar todas las deudas, estas no superen el 28% de los ingresos. Si tienes una hipoteca, el porcentaje no debería sobrepasar el 36%.

¿Estás muy lejos de esa proporción? Pues siento decirte que tienes que empezar a recortar gastos si quieres garantizar la estabilidad económica de tus hijos. Deberías comenzar por eliminar los ocasionales, es decir, todos aquello que no son necesarios. El cine, los restaurantes, el café de media mañana, etc.

El libro que toda madre debería leer, y es gratis

No te pierdas toda la información sobre cómo criar a un niño hasta los 18 años.

Los necesarios pero que sean variables, como los suministros o la comida, también deberías tratar de reducirlos. No es tan difícil. Solo tienes que comparar las tarifas de otros operadores, tratar de reducir el gasto en luz o fijar un presupuesto para el súper, por ejemplo.

Invierte de cara al futuro

Una vez que hayas conseguido ahorrar dinero, deja una parte para tener un colchón de emergencia.

¿Qué haces con el resto? Lo más recomendable es que elabores un plan de inversiones de cara al futuro. Opta por inversiones seguras y diversifica tu dinero.

Ahora mismo los intereses están bajos, pero algún día volverán a subir. En lugar de planes de ahorro, puedes optar por otro tipo de productos que te den una rentabilidad superior a la subida del IPC.

Los planes de pensiones y de jubilación también te aportarán un dinero extra para complementar tu pensión de jubilación.

cómo garantizar la estabilidad financiera gracias a los seguros

Otro consejo que podemos darte en relación a cómo garantizar la estabilidad financiera de tu familia es que contrates un seguro que te proporcione un respaldo económico de cara al día de mañana. Entre las opciones más aconsejables tienes las siguientes:

  • Seguro de vida: ofrece una indemnización por la muerte (la cobra el beneficiario) o la invalidez del asegurado. Como la cuantía dependerá del capital asegurado, a la hora de contratarlo es necesario calcular cuáles serán los gastos de tu hogar hasta que tus hijos acaben los estudios, por lo menos.
  • Seguro de accidentes: como hemos indicado en otras entradas anteriores, esta póliza ofrece una indemnización económica a los asegurados que queden incapacitados para trabajar debido a una enfermedad o accidente (siempre y cuando estén incluidos en el contrato). La mayoría también incluyen la cobertura por fallecimiento.
  • Seguros de estudios: muchos seguros de vida incluyen esta modalidad, pensada para garantizar que los estudiantes nombrados como beneficiarios puedan continuar con sus estudios cuando sus padres no puedan seguir costeando los gastos. El centro educativo recibe el dinero que faltaría por pagar hasta que finalizasen los estudios del beneficiario y este recibe una indemnización económica destinada a gastos de manutención.
  • Seguro dotal: quizá sea el menos conocido, pero en realidad se está volviendo cada vez más popular ya que combina las características de un seguro de vida con las de uno de supervivencia. Por lo general son de dos tipos:
  1. Temporales: el tomador puede establecer una fecha para que el beneficiario pueda recibir la cantidad acordada.
  2. Mixtos: los beneficiarios cobran la indemnización cuando el asegurado fallece antes del plazo fijado. Si sobrevive, es este quien recibe el dinero.

Aparte de todo lo dicho, resulta fundamental que enseñes a tus hijos el valor del dinero, les des las herramientas para que aprendan a gestionarlo y les inculques la importancia de ahorrar.

Ver también