Mar Calvo
Mar Calvo
16 Oct, 2018 - 14:00
¿Cómo se comporta una persona obsesiva compulsiva?

¿Cómo se comporta una persona obsesiva compulsiva?

Mar Calvo

Una persona obsesiva compulsiva tiene pensamientos repetidos (obsesiones) y necesita llevar a cabo acciones repetitivas (compulsiones) para controlarlos.

Revisa las cosas una y otra vez, tiene fobia a los gérmenes, sigue un ritual a la hora de llevar a cabo tareas cotidianas… Esos comportamientos son típicos de una persona obsesiva compulsiva. ¿Por qué ocurre esto? Porque sufren un trastorno obsesivo-compulsivo.

Esta enfermedad mental, conocida como TOC, es un tipo de trastorno de la personalidad que provoca que las personas que la sufren se preocupen en exceso por cuestiones tales como el orden, la limpieza o el perfeccionismo, entre otras.

Los pacientes tienen pensamientos repetidos que les causa inquietud, ansiedad o angustia, denominados obsesiones. Para tratar de controlarlas, necesitan llevar a cabo determinados comportamientos y rituales que repiten una y otra vez. Eso son las compulsiones.

Lo explicaremos con un ejemplo. La fobia a los gérmenes sería una obsesión, mientras que lavarse las manos frecuentemente y limpiar continuamente sería una compulsión.

Diagnóstico de una persona obsesiva compulsiva

Diagnóstico de una persona obsesiva compulsiva

El TOC puede manifestarse a cualquier edad, aunque la OMS informa de una prevalencia del 0,8% en adultos (la mayoría de las personas son diagnosticadas a los 20 años, pero muchas no muestran síntomas hasta los 30 años) y 0,25% en niños y adolescentes. Eso la convierte en una de las 5 enfermedades psiquiátricas más comunes y la sitúa en el top 20 de las enfermedades discapacitantes.

El problema es que una persona obsesiva compulsiva acaba física y mentalmente agotada, lo que la incapacita para trabajar. Además, suelen pedir ayuda profesional muy tarde, cuando ya llevan muchos años con el problema. A eso hay que sumar las altas probabilidades de sufrir depresión. Se calcula que el 34% de los pacientes de TOC pasan por una depresión cuando acuden a que se les diagnostique la enfermedad y 6 de cada 10 la sufrirán a lo largo de su vida.

Factores de riesgo de una persona obsesiva compulsiva

En cuanto a las causas que pueden llevar a que una persona sufra un trastorno obsesivo compulsivo, los especialistas no logran establecer un motivo claro. Sí que creen que hay determinados factores que podrían influir en la manifestación de esta enfermedad. Entre ellos:

  • Antecedentes familiares.
  • Lesiones en la cabeza.
  • Infecciones que afecten al cerebro.
  • Haber sufrido abuso físico o sexual.
  • Una educación demasiado rígida durante la infancia, con padres excesivamente controladores y sobreprotectores.
  • La falta de autoestima durante la infancia puede provocar ansiedad e inseguridad en los niños, que en algunos casos se traduce en preocupaciones y pensamientos negativos que con los años se convierten en obsesiones y comportamientos compulsivos.

Patrón de comportamiento de una persona obsesiva compulsiva

Persona obsesiva compulsiva

Aunque las causas no están del todo claras, sí que se han detectado ciertas similitudes entre las personas que sufren TOC, como matrimonios tardíos, tasas de fertilidad bajas o una inteligencia superior a la media. El patrón general de comportamiento que caracteriza a los pacientes incluye varios de los siguientes signos:

1. Al realizar una actividad, se preocupan tanto por los detalles, el orden, las normas, los horarios o la organización que acaban por olvidar el objetivo principal.

2. Son tan perfeccionistas que no logran acabar una tarea a tiempo.

3. Están tan centrados en realizar bien un trabajo que dejan de un lado el ocio y las relaciones sociales.

4. En temas morales o de ética son inflexibles, tercos y escrupulosos.

5. No pueden tirar los artículos que ya no sirvan para nada, aunque no tengan un valor sentimental.

6. Son incapaces de trabajar en equipo o de delegar tareas si los demás no hacen las cosas como ellos.

7. Son tacaños.

8. Son obstinados y tienen un comportamiento muy rígido.

9. Muestran falta de decisión.

10. Toman excesivas precauciones.

11. Les cuesta o son incapaces de mostrar emociones.

12. Cuando no consiguen sus objetivos, se frustran y muestran irritabilidad, rabia e incluso agresividad.

Tratamiento de una persona obsesiva compulsiva

Una vez que se ha diagnosticado la enfermedad, el tratamiento incluye lo que se conoce como terapia de comportamiento. En algunos casos también se administran fármacos, como pueden ser los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) o los dopaminérgicos.

Puede interesarte: