Sara Calvo
Sara Calvo
20 Sep, 2018 - 08:00
Anginas: tipos, síntomas, tratamientos y cuidados

Anginas: tipos, síntomas, tratamientos y cuidados

Sara Calvo

Si hay una enfermedad por excelencia que llega con el frío, son las anginas o amigdalitis. ¡Te contamos cómo se presenta en los más pequeños!

En los primeros años de vida, el sistema inmunológico se somete a un proceso de aprendizaje de actuación, ante los ataques contra nuestro organismo generados por bacterias y virus que producen ciertas enfermedades. Una de ellas son las anginas.

Ya que se trata de una enfermedad que aparece frecuentemente en la infancia, nos centraremos en cómo afecta a los más pequeños y qué cuidados puedes llevar a cabo para ayudarles a sentirse mejor.

Al hablar de anginas, hablamos de la inflamación de las amígdalas carnosas que se encuentran en el fondo de la boca, a ambos lados de la garganta. La función de estas es defensiva, ya que se encargan de atrapar y detener a los gérmenes que entran por la boca y por la nariz, para que no entren al organismo. Pero en ocasiones no consiguen llevar a cabo su función, por lo que se infectan y deben tratarse.

Tipos de anginas más comunes y sus síntomas

Anginas

La infección de las amígdalas o anginas puede ser la consecuencia de un virus o de bacterias, y el tratamiento variará dependiendo de cada caso.

  • Antes de los 3 años de edad, las anginas más habituales son las víricas, principalmente las provocadas por adenovirus. Los principales síntomas son febrícula (fiebre leve que suele ser de larga duración pero que no supera los 38°C) o fiebre, tos, falta de ganas de comer y mocos verdes.
  • A partir de los 3 años comienzan a ser más frecuentes las anginas provocadas por bacterias, sobre todo por estreptococo.  Los síntomas son dolor de garganta, fiebres muy altas, mal aliento, y pueden acompañarse de dolores musculares, de abdomen o de cabeza. En este tipo, no es habitual encontrar síntomas de catarro, como el aumento de la mucosidad o tos.

En ambos casos, es habitual la inflamación del cuello, la garganta de color rojizo y las anginas afectadas con placas, aftas o pus. Además, estas se vuelven muy sensibles al tacto y al contacto con sustancias, como puede ser la comida.

Tratamientos para las anginas

Si has observado algún síntoma en tu hijo o hija, lo mejor será que solicites una consulta con su pediatra. Él se encargará de explorarle y determinar cuál ha sido el agente causante de la infección de anginas. De este modo, mediante un test o cultivo de tejido, u observando el tipo de lesiones, podrá establecer un tratamiento adecuado.

  • Si el causante es un virus, lo más probable es que le recete analgésicos antiinflamatorios y antitérmicos para paliar los síntomas.
  • Si la enfermedad ha sido provocada por una bacteria, el tratamiento será un antibiótico. En este caso es muy importante respetar las horas indicadas de ingesta, así como acabar correctamente con el tratamiento, es decir, dar a tu pequeño o pequeña el antibiótico hasta el final, aunque parezca que se haya recuperado antes. Para evitar contagios en la guardería o la escuela, lo mejor será el reposo en casa hasta pasados unos días.

Cuidados a tener en cuenta

Aparte de las tomas indicadas de medicamentos, puedes llevar a cabo los siguientes cuidados para tu hijo o hija:

  • Mantener la humedad en el ambiente, principalmente en su cuarto, así como elevar un poco el cabecero de su cama para que pueda respirar mejor.
  • No compartir cubiertos, vasos o juguetes con otros niños y niñas durante el periodo de anginas.
  • Darle alimentos blandos como flanes, purés, sopas o gelatinas, y abundantes líquidos.
  • Reposo en casa mientras persiste la fiebre y aún es contagioso, es decir, a los 3 días de que hayan comenzado los síntomas en los casos víricos, o a las 24-48 horas tras haber iniciado la toma del antibiótico en casos bacterianos.

Puede interesarte