Merche Mairal Reinoso
Merche Mairal Reinoso
27 Abr, 2017 - 14:30
Tendinitis: causas, síntomas y tratamiento

Tendinitis: causas, síntomas y tratamiento

Merche Mairal Reinoso

La tendinitis suele aparecer a causa de sobrecargas o lesiones repetidas. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta lesión y cómo recuperarte.

La tendinitis es una lesión que afecta al tendón, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso, provocando su inflamación.

Esta lesión suele derivar en una patología crónica que además tiene una alta tasa de reincidencia, es decir, que puede reaparece en cualquier momento sin necesidad de realizar un esfuerzo en el músculo.

A continuación te explicamos más detalladamente cuáles son las causas, síntomas y tratamiento de la tendinitis, y algunas recomendaciones para prevenirla.

Causas de la tendinitis y cómo tratarla

Causas

La principal causa de la tendinitis es una sobrecarga o esfuerzo muscular repetitivo. Pero esta patología también puede derivar de una lesión o por el envejecimiento de los tejidos, ya que van van perdiendo elasticidad.

Además, existen algunas enfermedades que pueden influir en la aparición de una tendinitis, como por ejemplo, la diabetes o la artritis reumatoide.

Cualquier tendón puede verse afectado por esta lesión, aunque la zona del hombro, el codo, la muñeca y los talones suelen ser las que más tendencia tienen.

Síntomas

El elemento común en todos los casos de tendinitis es el dolor y sensibilidad en el tendón. Además estas molestias pueden extenderse a las zonas cercanas de la articulación e intensificarse por la noche.

El dolor puede incluso contribuir en la inmovilización muscular, ya que el dolor al realizar cualquier actividad o movimiento puede provocar la pérdida de fuerza.

Tratamiento

Si una tendinitis no se trata a tiempo, la inflamación del tendón puede provocar problemas a largo plazo e incluso la rotura del tendón. Por ello, una de las principales recomendaciones para la recuperación es el descanso y el reposo del músculo.

Normalmente, se utilizan antiinflamatorios y analgésicos por vía oral y vía tópica para aplicar sobre la superficie lesionada. Todo ello, con el objetivo de aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

En los casos más extremos, cuando el dolor no remite, el médico puede suministrar al paciente una inyección de glucocorticoides en el tendón afectado. También es común estimulación eléctrica transcutánea del nervio (TENS).

En otros casos más raros, puede recurrirse a la cirugía para disminuir la inflamación y limpiar la zona afectada.

Una vez que el dolor haya remitido, se recomienda realizar fisioterapia para estirar y fortalecer el músculo afectado, y así para favorecer la cicatrización y prevenir otras lesiones.

Prevención

Si sientes una inflamación y dolor constante en el tendón, lo más recomendable es consultar con tu médico. En este sentido, es importante seguir el tratamiento prescrito, pues en caso contrario los síntomas de la tendinitis pueden reaparecer.

Para prevenir esta lesión algunos especialistas proponen una serie de recomendaciones:

  • Antes y después de realizar ejercicio físico es importante realizar un buen calentamiento.
  • En caso de que se vaya a realizar una actividad física de serie repetitivas, ésta debe alternarse con periodos de descanso y recuperación.
  • Conviene practicar alguna actividad física regularmente y ejercitar de vez en cuando los músculos para mantener la flexibilidad.
  • También es fundamental evitar posturas o movimientos repetitivos que puedan sobrecargar los músculos.

Puede interesarte: