Marina Román Leite
Marina Román Leite
18 Ene, 2017 - 10:20
¿Qué estás haciendo mal en tu desayuno?

¿Qué estás haciendo mal en tu desayuno?

Marina Román Leite

“El desayuno es la comida más importante del día” este concepto se repite generación tras generación, pero la mayoría desayuna mal o simplemente no lo hace.

¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día? Teniendo en cuenta la repercusión que va a tener el desayuno a lo largo de nuestro día, sería conveniente alimentar correctamente a nuestro organismo a primera hora de la mañana.

Ya que sobre todo, después de haber pasado unas ocho horas durmiendo sin tomar nada, la primera toma de alimentos que tu cuerpo debe asimilar debe conseguir cargarnos de energía necesaria.

Lo que sí debes comer en el desayuno

Desayuno
Toma nota:
El IMC te permite saber de una forma simple y eficaz, si estás en tu peso ideal. ¡Haz este test ahora y averigua tu IMC!

Más fruta

Gracias a las sustancias protectoras y antioxidantes naturales que estas poseen, son los alimentos que tienen mayor cantidad de nutrientes y sustancias naturales beneficiosas para nuestra salud.

Más fibra

A pesar de creer que todos los cereales nos aportan fibra, debes saber que la regla de oro que todo cereal debe cumplir es que al menos estos, tengan cinco gramos de fibra en su etiqueta de valor nutricional y que siempre haya más cantidad de fibra que de azúcar. Por eso, los cereales integrales son los más aconsejados por los nutricionistas.

Frutos secos

Especialmente en crudo, son considerados como los snacks más saludables para ir comiendo a lo largo del día. Su ingesta te aportará fibra, proteínas,  importantes minerales y vitaminas, además de ser ricos en grasas insaturadas. Las nueces, almendras, anacardos entre otros están recomendados para mantener un nivel de colesterol bajo.

Lacticíneos

Al ser ricos en proteína, la leche y sus derivados te ayudarán a completar tu desayuno favoreciendo la sensación de saciedad. Además, te proporcionarán la cantidad necesaria de proteína para que comiences bien el día.

Evita en el desayuno

El acelerado ritmo de vida no nos permite dedicar más tiempo y para muchos, tomar un buen desayuno se ha convertido en misión imposible. Evita en el desayuno:

  • Desayunar a prisa y corriendo, incluso desayunar de pie. Estás aumentando los niveles de stress e irritabilidad en tu organismo.
  • Tomar solamente café o té, pensando que estos excitantes son suficientes para darte esa energía que necesitas para ir al trabajo, estudiar o despertarte. Recuerda que la energía necesaria te la darán los hidratos de carbono y la proteína, como por ejemplo la fruta, el pan, los cereales integrales, los frutos secos, la leche o el yogur.
  • Todos los desayunos en los que sólo bebes un café acompañado por galletas o bollería, además darte una falsa vitalidad, aumentará contraproducentemente, tu índice glucémico.

Saber qué alimentos descartar y qué actitudes evitar mientras desayunas, te ayudará a:

  • Mejorar tu concentración tanto a nivel de estudios como en el trabajo.
  • Sentirte menos cansancio a lo largo del día.
  • Tener mejor humor.
  • Reducir el riesgo de sufrir Diabetes del tipo 2.
  • Ahuyentar el stress y la ansiedad.

A veces las prisas nos hacen adquirir ciertos hábitos a la hora del desayuno que, según los expertos deberíamos cambiarlos radicalmente.  Ser conscientes de lo que ingerimos nos ayuda a empezar mejor el día y estar sentados mientras lo hacemos, favorece ese momento de placer. ¡Di adiós al stress a la hora del desayuno!

Debes escoger la mejor hora para el desayuno. Somos seres de costumbres. Por eso, es importante desayunar casi siempre a la misma hora.

Lo ideal es hacerlo tras despertarnos porqué si hacemos que la hora del desayuno junto con la del almuerzo esté muy junta, el objetivo del desayuno, que es darle combustible al cuerpo para poder desarrollar cualquier actividad física y mental, ya no tendrá sentido, porqué ya habrán pasado demasiadas horas.

Consejos para abrir boca a la hora de desayunar

  • ¿No tienes hambre en el desayuno?: Prueba a beber durante un par de semanas bastante agua tibia con zumo de limón. Conseguirás  que tu metabolismo se vaya despertando y que poco a poco conseguirás desayunar en óptimas condiciones.
  • ¿No te dejan desayunar con tranquilidad?: Adelanta el despertador quince minutos y así tendrás más tiempo para tu desayuno.

Puede interesarte: