Mar Calvo
Mar Calvo
29 Ene, 2018 - 15:00
Consejos para elaborar y conservar la mejor salsa de tomate casera

Consejos para elaborar y conservar la mejor salsa de tomate casera

Mar Calvo

En este artículo aprenderemos a hacer y conservar la salsa de tomate casera. Así, siempre tendemos un bote a mano cuando lo necesitemos.

La salsa de tomate casera es uno de los comodines de nuestra cocina. Podemos acompañar con ella cualquier pasta, un simple arroz blanco, unas albóndigas o utilizarla como base para la pizza, por poner solo unos ejemplos.

Muchas veces recurrimos a la salsa de tomate envasada que venden en el supermercado, pero lo idea sería hacer salsa de tomate casera en abundancia y conservar la que no vayamos a utilizar. Así siempre estará lista cuando queramos echar mano de ella. Será igual de cómodo que abrir el bote de conservas, pero más sano y barato.

Receta de salsa de tomate casera

Salsa de tomate casera

Tampoco hace falta que hagamos una salsa de tomate demasiado elaborada. Con 5 ingredientes (tomate, ajo, sal, azúcar y aceite) es suficiente.

– Ingredientes –

  • 6 tomates grandes
  • 4 dientes de ajo
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de azúcar
  • Aceite de oliva virgen

– Preparación –

Lo primero que tenemos que hacer es pelar los tomates. Para hacerlo más rápido podemos hacer una pequeña incisión en forma de cruz en la base y escaldarlos un par de minutos en agua hirviendo. Es importante cuidar este paso porque no queremos que se nos cocinen. Una vez pelados los trituramos en la batidora y reservamos. En caso de que utilicemos tomates pelados de lata podemos saltarnos este paso.

Aparte, sofreímos los dientes de ajo muy picaditos en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva. Cuando veamos que empiezan a dorarse añadimos los tomates ya triturados y removemos. Echamos una pizca de sal y otra de azúcar, y cocinamos durante una hora a fuego suave. Removemos de vez en cuando para que no se pegue.

Consejos para una salsa tomate casera de 10

Seguir bien los pasos es fundamental para que nuestra salsa de tomate casera nos quede perfecta. Aparte de utilizar una materia prima de calidad, debemos seguir unas recomendaciones:

  • Debemos tener paciencia, porque la salsa tiene que hacerse muy lentamente. Como hemos dicho, tardará una hora más o menos en estar lista.
  • En la nevera aguanta una semana. Si queremos que nos dure durante meses hay que congelarla o hacer conservas.
  • Una vez tenemos controlada la salsa básica, podemos añadir más ingredientes. Para esta receta no hemos usado cebolla, pero si te gusta puedes añadirla al sofrito inicial. El pimiento rojo y la pimienta también dan muy buen sabor.

¿Cómo puedo hacer conservas con la salsa de tomate casera?

Conservas con salsa de tomate casera

Como decíamos al principio, podemos preparar más cantidad y congelarla o hacer conservas. Si la vamos a congelar, lo haremos utilizando recipientes aptos para ese fin. Lo haremos en porciones con una cantidad aproximada a la que usemos normalmente.

También podemos hacer conservas. Para ello seguiremos los siguientes pasos:

1. Hacernos con varios botes de cristal con tapa y de diferentes tamaños. Yo siempre guardo los que voy utilizando porque siempre les doy uso. Pero si los quieres más bonitos, siempre puedes comprarlos.

2. Los esterilizamos. Para ello podemos lavarlos en el lavavajillas o ponerlos a hervir en agua durante 5 minutos. Los sacamos y cuando hayan enfriado, los secamos. Las tapas también las hervimos, pero estas las dejaremos en el agua caliente hasta que vayamos a cerrar el bote.

3. Rellenamos los botes hasta donde empieza la zona de rosca.

4. Con la tapa aún caliente cerramos bien los frascos.

5. Ponemos a calentar agua en una olla y colocamos los botes en vertical, de forma que el agua los cubra bien. Un truco para que los botes no se choquen unos con otros es colocar paños entre ellos.

6. Dejamos así, al baño maría, durante unos 20 minutos.

7. Transcurrido ese tiempo apagamos el fuego y los dejamos en el agua hasta que estén fríos.

8. Los sacamos, los secamos y los guardamos en un lugar fresco pero seco.

Puede interesarte: