Mar Calvo
Mar Calvo
30 Ene, 2018 - 15:00
6 desayunos fáciles y nutritivos para empezar el día con buen pie

6 desayunos fáciles y nutritivos para empezar el día con buen pie

Mar Calvo

Con estos desayunos fáciles que te proponemos ya no tienes excusas para salir a la calle sin probar bocado.

Una de las partes más difíciles de nuestro día a día es levantarnos. Desde que suena el despertador hasta que salimos por la puerta no nos sobra demasiado tiempo, así que no podemos pasarnos mucho rato preparando el desayuno. Pero como no queremos que tu primera comida del día se limite a un café bebido aprisa y corriendo, en este artículo te proponemos una serie de desayunos fáciles y nutritivos.

A partir de ahora la falta de tiempo no puede ser una excusa para que no tomes un desayuno en condiciones.

6 desayunos fáciles y nutritivos

1. Avena con fruta

Desayunos fáciles: avena con fruta

No hay mejor combinación para empezar el día con energía. Si hablamos de desayunos fáciles y rápidos este está entre los primeros. Basta con echar media taza de avena y calentarla junto con leche desnatada. Se puede añadir una cucharada de germen de trigo, si se quiere. Completamos el desayuno con un plátano, una manzana o un puñado de frutos rojos.

2. Yogur con granola

Yogur con granola

En este caso es suficiente con coger un bol, echar el contenido de un yogur griego natural, un cuarto de taza de granola y remover. ¡Listo! Tampoco pasa nada por añadir unos trozos de fruta fresca. No creo que haya desayunos fáciles que se preparen tan rápido.

Como verás, para este desayuno hemos utilizado yogur griego. Eso es así por una sencilla razón: contiene más probióticos y el doble de proteínas que un yogur normal.

3. Gofre con fruta

Gofre con fruta

No pasa nada por desayunar de vez en cuando un gofre, siempre y cuando sea casero y lo decoremos con algo de fruta fresca. A los niños les encanta. Lo bueno es que puedes hacer la masa el día anterior y guardarla en la nevera.

4. Tortilla de champiñones

Tortilla de champiñones

Los huevos son muy buen aliado por la mañana. Pero en vez de limitarnos a los típicos huevos revueltos podemos hacer una tortilla de champiñones. Como por la mañana no nos va a dar tiempo a saltear los champiñones, los podemos dejar preparados por la noche. Después solo tenemos que batir uno o dos huevos, echar los champiñones y cocinar la tortilla en una sartén con una gota de aceite. Fácil, ¿verdad?

Otro día puedes hacer lo mismo pero sustituyendo los champiñones por unos vegetales (unos trocitos de cebolla, pimiento rojo y verde y unas espinacas, por ejemplo). O hacer una tortilla francesa y acompañarla con unos trozos de aguacate.

5. Sándwiches con huevo

Sándwiches con huevo

Los sándwiches y el café son una combinación ideal para nuestros desayunos fáciles y nutritivos. Mientras se hace el café cogemos dos rebanadas de pan integral y las metemos en la tostadora o las tostamos en la plancha. A su vez vamos haciendo un huevo a la plancha que meteremos en el sándwich acompañado por una rodaja de tomate y unas hojas de espinaca fresca. Si quieres más proteína siempre puedes añadir jamón cocido y una loncha de queso bajo en grasa.

Otro sándwich con huevo que me encanta es el de aguacate y huevos revueltos. Lo primero es tostar dos rebanadas de pan integral. Aparte hacemos dos huevos revueltos en la sartén con una gota de aceite de oliva, una pizca de sal y un poco de pimienta. Cogemos una rebanada, la untamos con aguacate o guacamole, cubrimos con los huevos revueltos y colocamos encima la otra rebanada.

6. Batidos de frutas con avena

Batidos de frutas con avena

Si eres de los que no pueden meter nada sólido en el cuerpo nada más levantarse siempre puedes probar a tomar un batido de frutas. Coge el vaso de la batidora e introduce una taza de leche desnatada, unos trozos de plátano y manzana (o las frutas que más te gusten) y agrega media taza de avena. Bate hasta que todos los ingredientes se hayan incorporado.

Otro batido que triunfa entre los desayunos fáciles es el de yogur y fresa con avena. El proceso es tan fácil como en el desayuno anterior, pero en este caso echamos un yogur natural, media taza de avena y unas fresas limpias y troceadas (como unos 150 gramos).

Puede interesarte: