Sara Calvo
Sara Calvo
30 Jul, 2018 - 11:00
Dolor cervical: causas, síntomas y consejos

Dolor cervical: causas, síntomas y consejos

Sara Calvo

El dolor cervical puede llegar a ser muy molesto. Te contamos qué puede provocarlo, cuáles son sus síntomas y algunos consejos para aliviarlo.

El dolor cervical o cervicalgia hace referencia al dolor o molestia en cualquiera de las partes del cuello. Es decir, englobaría los nervios, los músculos, los huesos (vértebras), los discos intervertebrales y las articulaciones.

Podríamos decir que aproximadamente el 80% de la población padece o ha padecido dolor de cuello a lo largo de su vida. Las personas que lo sufren no suelen superar los 40 años de edad, y lo más normal es que tengan una ocupación sedentaria, como puede ser trabajar 8 horas diarias enfrente de un ordenador o conduciendo. A esto se le puede añadir que dedican la mayor parte de su tiempo libre a actividades sedentarias o no dinámicas.

 

Causas del dolor cervical

Dolor cervical

La principal característica de la columna cervical (el cuello) es que es la parte más flexible y con mayor movilidad de la columna vertebral. Esta es la causa por la que puede ser frecuente sentir dolor en esta zona.

El dolor puede focalizarse en el cuello, pero en otras ocasiones puede extenderse a la cabeza, los brazos o la espalda. Además, puede ir acompañado de hormigueo, dolor en la nuca, adormecimiento de los dedos de la mano, náuseas o mareos. Existen por tanto diversas causas que pueden estar ligadas al dolor cervical.

  • Estar sentado en un escritorio durante varias horas en periodos de tiempo prolongados.
  • Malas posturas mientras se lee o se ve la televisión.
  • Dormir en posiciones incómodas.
  • Levantar objetos pesados con una mala postura corporal o hacerlo demasiado rápido.
  • Tener la pantalla del ordenador demasiado baja o demasiado alta con respecto a la altura de la cabeza.
  • Torcer y girar el cuello de manera brusca mientras se está practicando ejercicio.
  • Puede estar asociado a contracturas musculares.
  • Enfermedades inflamatorias, como la espondilitis anquilosante o la artritis reumatoide.
  • Estrés que provoca tensión muscular y bloqueo de las vértebras cervicales.
  • Accidentes o caídas.
  • Enfermedades como la fibromialgia.
  • Ruptura del disco.
  • Pequeñas fracturas de la columna producidas por la osteoporosis.
  • Esguinces.
  • Infección de la columna.
  • Cáncer que involucra a la columna vertebral.
  • Tortícolis.

Síntomas del dolor cervical

Algunos de los síntomas que abarca el dolor cervical son:

  • Dolor focalizado en la zona del cuello.
  • Dificultades a la hora de mover el cuello.
  • Rigidez en este.
  • Mareos.

Consejos para aliviar el dolor

Los cuidados que deberás llevar a cabo para aliviar el dolor cervical dependerán de las causas del problema. Si son causas leves y comunes, puedes llevar a cabo alguno de los consejos que te proponemos.

  • Toma analgésicos de venta libre, como paracetamol o ibuprofeno.
  • Procura colocar la pantalla del ordenador o de la televisión a la altura de los ojos.
  • A la hora de leer, eleva el libro lo necesario para no tener que bajar demasiado la cabeza, provocando tensión en el cuello.
  • Para conducir, coloca el reposacabezas a la altura de los ojos y el respaldo con una inclinación de entre 90 y 110 grados.
  • Aplica hielo o calor en la zona del cuello que te duele. En este caso, deberás poner hielo durante las primeras 48 a 72 horas y posteriormente aplicar calor.
  • Tómate un descanso de tu actividad física regular en los primero días. Esto ayudará a reducir la inflamación y a aliviar los síntomas.
  • Aplica un masaje suave en la zona en la que tengas dolor.
  • Ponte calor con compresas calientes, almohadillas térmicas o duchas de agua caliente.
  • Adquiere una almohada especial para el cuello y prueba a dormir en un colchón más firme.
  • Lleva a cabo ejercicios con movimientos lentos del cuello; de lado a lado, arriba y abajo.

Si estás llevando a cabo diversos cuidados y el dolor cervical persiste, es cada vez más intenso, o presentas síntomas como pueden ser: fiebre, dolor de cabeza intenso, rigidez, entumecimiento, dificultad para mantener el equilibrio, u hormigueo y debilidad en el brazo, lo mejor será que solicites una cita con tu médico.

Puede interesarte: