Eloisa Lagier
Eloisa Lagier
08 Mar, 2017 - 10:15
Comida pre-entreno: qué comer y por qué

Comida pre-entreno: qué comer y por qué

Eloisa Lagier

¿Quieres obtener el máximo beneficio de tu sesión de entrenamiento? Te explicamos en qué debe consistir tu comida pre-entreno, cuándo debes hacerla y por qué es tan importante

En el mundo fitness parece haber una cantidad infinita de información y de rumores, y la comida pre-entreno no es ninguna excepción.

Cuando entrenas te esfuerzas al máximo, ignorando el cansancio y el dolor, porque tienes una meta que alcanzar. La alimentación puede afectar a tu resultado en el gimnasio, y no solo de forma general, en nuestro día a día, sino que lo que ingieras antes de entrenar puede mejorar tu capacidad o incluso acercarte a tus objetivos.

Esto se debe a que una comida pre-entreno adecuada es la que prepara tu cuerpo para soportar la sesión de entrenamiento de forma eficiente, aportándote energía, mejorando tu resistencia y fuerza muscular, ayudándote a quemar más calorías.

CÓMO DEBE SER TU COMIDA PRE-ENTRENO

comida-pre-entreno


Baja en grasas

Ya que estas ralentizan la digestión, pudiendo ocasionar molestias durante el entrenamiento, además de no aportar la energía necesaria. Por lo tanto es recomendable que en las horas previas evites las carnes rojas, los pescados y los aceites grasos.

Alta en hidratos de carbono

Serán el nutriente más importante en la comida pre-entreno, ya que te ayudará a llenar las reservas de glucógeno, proporcionándote cantidad de energía para poder realizar un entrenamiento más largo e intenso. Estos hidratos de carbono deben ser de lenta asimilación y/o bajo índice glucémico, y deben ingerirse 3 o 4 horas antes del entrenamiento. Algunas opciones son pasta, patatas o avena. 40 minutos antes de entrenar puedes tomar, de forma opcional, una tortita de arroz integral, un trozo de plátano que no esté maduro, nueces o una barrita de muesli.

Ser limitada en azúcares o dulces

Aunque ofrecen energía, pueden generar una respuesta glucémica muy elevada produciendo una liberación de insulina que provoque hipoglucemia reactiva, dejándote sin fuerzas.

Favorecer la hidratación

La comida pre-entreno debe incluir líquidos como agua, zumo o batidos, y contener alimentos ricos en agua como frutas o verduras.

Moderada en proteínas

Estas protegen la musculatura en entrenamientos intensos ya que contienen aminoácidos de cadena ramificada que ayudan a incrementar la tasa de síntesis de proteínas y a disminuir la degradación de las proteínas durante el entrenamiento. Como ejemplo puedes comer huevo, que se asimila muy rápido, aplacando la posibilidad de pesadez antes de entrenar. Como segunda opción lácteos desnatados.

40 minutos antes

Por último, debes acabar de comer al menos 40 minutos antes del entrenamiento, para que te dé tiempo de finalizar la digestión, o sufrirás molestias y rendirás menos.

Puede interesarte: