Marina Román Leite
Marina Román Leite
09 Ene, 2017 - 18:44
Ansiedad: qué es y qué la puede provocar

Ansiedad: qué es y qué la puede provocar

Marina Román Leite

Los síntomas de ansiedad se pueden evitar escogiendo una actitud positiva ante la vida y llevando una dieta equilibrada.

Hace miles de millones de años, debido a la constante amenaza del entorno, tener ansiedad era un mecanismo imprescindible para la supervivencia humana.

Actualmente, a pesar de no vivir rodeados de una naturaleza salvaje llena de amenazas mortales, un mayor número de personas sufre una alteración de la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?


Es un estado emocional esencial en la vida de las personas que nos ayuda a estar alerta en ciertas situaciones difíciles o peligrosas. El problema está cuando este estado mental es persistente, no desaparece y se intensifica, entonces hablamos de trastornos de ansiedad.

El paciente entra en un estado de angustia que perjudica su sistema fisiológico y psicosocial, interfiriendo en sus actividades diarias y en su calidad de vida. Existen varios tipos de trastorno, entre los cuales están:

  • Trastorno de ansiedad generalizada: preocupación y tensión crónica sin razón aparente.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo: pensamientos o acciones obsesivos e involuntarios, normalmente causan ansiedad o convulsiones.
  • Trastorno por estrés post-traumático: es un desorden que aparece tras un trauma emocional y traumático, con graves secuelas psicológicas.
  • Ataque de pánico: también llamada crisis de angustia. Se caracteriza por periodos intensos de miedo y malestar. Los ataques pueden llegar a durar más de 10 minutos.
  • Fobias: miedo irracional a un determinado objeto o peligro real, como por ejemplo, el vértigo, el miedo a volar, a determinados animales, a los espacios abiertos, a los espacios cerrados…

3 desencadenantes que provocan ansiedad

1. Factores biológicos, genéticos y ambientales

Crecer en un entorno agresivo, inseguro y propenso a accidentes, ayudará a incrementar los niveles de ansiedad. Si la persona actúa de un modo desproporcionado ante el estrés, si el estilo de vida que lleva, no le permite incluir momentos de relajación y de descanso, también desencadenará estados ansiosos.

2. Experiencias del pasado

Haber vivido situaciones con muchos obstáculos tanto el puesto de trabajo como en los estudios, que han limitado nuestra capacidad para alcanzarlos y han elevado nuestra capacidad de frustración e ira, también nos hacen ser más propensos para sufrir de esta enfermedad.

3. No saber pasar página

No saber cómo gestionar la ansiedad, no saber reconocer qué problema ha sido el causante de ese estado ansioso y repetir los fallos una y otra vez, seguirá ayudando a sufrir crisis ansiosas. Poe eso es básico para resolver ese problema, dejar de repetir el patrón que nos lleva a esa conducta ansiosa y empezar a ponerle fin con planes de acción.

Alimentándote correctamente, adquiriendo nuevos hábitos y actitudes más saludables, te ayudarán a poner fin a la ansiedad.

Puede interesarte: