Sara Calvo
Sara Calvo
28 Ago, 2018 - 13:00
Conoce las propiedades del aceite de coco

Conoce las propiedades del aceite de coco

Sara Calvo

Hemos elaborado una lista con las propiedades del aceite de coco, un producto que se ha hecho muy popular en los últimos tiempos.

Las propiedades del aceite de coco otorgan varios beneficios a la salud, por lo que desde la antigüedad, se ha usado con diferentes fines, desde alimenticios hasta terapéuticos y estéticos (como por ejemplo, para el cuidado del cabello y de la piel).

El aceite de coco es una sustancia grasa que se extrae prensando la carne o la pulpa de los cocos, y contiene aproximadamente un 90% de ácidos grasos saturados.

En un inicio era usado en diferentes países tropicales, como Tailandia, India, Filipinas, Sri Lanka… Lugares en los que la producción de este aceite vegetal es alta. Sin embargo, en la actualidad, también es popular en los países de occidente.

¡Presta atención! Porque te contamos al detalle las propiedades del aceite de coco.

Propiedades del aceite de coco

Propiedades del aceite de coco
  • Debido a su gran contenido en grasas saturadas, tarda en oxidarse y puede aguantar mucho tiempo sin estropearse, a una temperatura de unos 24ºC. Además, sus propiedades no se ven alteradas al pasar del estado sólido al líquido, y viceversa.
  • Lo encontramos en estado líquido cuando su temperatura está a más de 25ºC, y en estado sólido por debajo de esa temperatura, cuanto más baja más tiene a solidificarse.
  • Se extrae de la pulpa blanca del coco, es decir, de la zona central del fruto.
  • Es digestivo, por lo que ayuda a mejorar y facilita las digestiones demasiado pesadas.
  • Cuenta con propiedades antifúngicas, antibacterianas y antisépticas.
  • Puede ayudar a calmar y disminuir los síntomas de la menopausia, que pueden incluir: sofocos, fatiga, insomnio o sudores.
  • Actúa como antiinfamatorio.
  • Su aroma y sabor son suaves.
  • Cuando se encuentra en estado sólido, es de color blanco, en cambio cuando está líquido, su color es amarillento.
  • Puede ser usado como bálsamo labial para reparar los labios secos.
  • Protege el cabello y la piel del sol, ya que cuenta con factor de protección solar 7.
  • Es una fuente beneficiosa de energía.
  • Gracias a su capacidad para eliminar los hongos, es utilizado para acabar con la candidiasis.
  • Ayuda a controlar o rebajar el pelo encrespado.
  • Puede usarse para eliminar los piojos.
  • Es rico en ácido láurico, caprílico y cáprico, encargados de proteger a nuestro de diferentes bacterias, hongos y virus, por lo que favorece el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.
  • Estimula el metabolismo.
  • Nutre y protege la piel. Por esto, puede usarse como calmante después de depilarse o afeitarse. Además, puede retrasar la aparición de las arrugas de expresión.
  • Refuerza la función de la tiroides.
  • Ayuda a eliminar el acné.
  • Es antioxidante, es decir, detiene los daños provocados por los radicales libres.
  • Tiene algunas vitaminas, como la vitamina K y la vitamina E.
  • Contiene minerales como el hierro.
  • Se compone de un 90% de grasas saturadas, la mayor parte de ellas son ácidos grasos de cadena media. De estos, el 45% es ácido láurico, un ácido que también se halla en la leche materna.

Este es un punto que genera algo de discusión, ya que ciertas entidades como la Organización Mundial de la Salud, la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos, y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, han desaconsejado su uso en el contexto alimenticio.

Esto se debe a la gran cantidad de ácido láurico que el aceite de coco contiene, ya que es una grasa saturada que se encarga de elevar los niveles de colesterol en sangre, aumentando tanto el colesterol bueno (HDL) como el colesterol malo. Pese a que este hecho puede instaurar un perfil más beneficioso total de colesterol en la sangre, no se descarta la probabilidad de que el consumo regular o habitual de este tipo de aceite, pueda aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Puede interesarte: