Ana Lopez
Ana Lopez
22 Dic, 2017 - 15:00
Ginseng: una hierba poderosa y milenaria

Ginseng: una hierba poderosa y milenaria

Ana Lopez

Descubre qué es el ginseng, cuáles son sus propiedades, sus diferentes variedades y cómo debes tomarlo para disfrutar de sus beneficios.

El ginseng es una hierba milenaria procedente de China, donde se utiliza con fines medicinales. Probablemente, es una de las hierbas más populares y sobre las que más estudios se han realizado.

Una prueba de ello es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como un “agente preventivo y restaurador frente a situaciones de debilidad, cansancio y agotamiento físico y mental, pérdida de concentración o en periodos de convalecencia”.

¿Hay una sola variedad de Ginseng?

Ginseng

La respuesta es un rotundo no. Hay distintas variedades y cada una de ellas tiene unas propiedades específicas.

Algunas de sus variedades más conocidas son el coreano, al que se le atribuyen efectos estimulantes en el organismo, o el americano, al que se le atribuyen propiedades relajantes.

Conocer los efectos de cada variedad nos ayudará a consumirlo más adecuadamente en cada situación.

Propiedades del ginseng

Aumenta el rendimiento físico y mental

El ginseng es muy utilizado por estudiantes en épocas de exámenes, ya que aumenta el rendimiento mental. Tomada con periodicidad, aumenta nuestro rendimiento físico, haciéndonos sentir más activos y llenos de energía.

Refuerza el sistema inmunitario

Si consideras que tu sistema de defensas está bajo por algún tratamiento médico o por una mala época, el ginseng puede ayudarte a fortalecerlo, y evitar así ciertas enfermedades comunes que tienen mucho que ver con el estado de nuestras defensas, como es el caso de la gripe.

Reduce los síntomas del síndrome premenstrual

El ginseng posee propiedades analgésicas, y por ello es un buen remedio para reducir los dolores y el hinchazón causados por el síndrome premenstrual.

Poder antioxidante

Entre las propiedades del ginseng está su capacidad antioxidante que nos permite luchar contra el envejecimiento celular.

Mejora el sistema cardiovascular

Tradicionalmente se le ha asociado a una reducción de la tensión arterial y combatir los trastornos circulatorios.

Aumenta los niveles de insulina

Se considera que el Ginseng aumenta los niveles de insulina, por ello, si eres diabético y haces un consumo adecuado de esta hierba, puedes llegar a reducir la dosis de insulina.

Mejora la úlcera gástrica

Además, su uso está muy recomendado en pacientes con úlcera gástrica, ya que la mejora y favorece su curación.

¿Cuándo debe tomarse el ginseng?

En periodos cortos, para todos aquellos que quieran mejorar la resistencia al estrés y aumentar la concentración.

En periodos prolongados, para todos aquellos que tienen el sistema inmunitario debilitado.

Aún así, su consumo no debe exceder los dos gramos de polvo al día y la duración siempre debe de ser consultada con un especialista. Además, por regla general, no debería tomarse más de tres meses seguidos.

¿Tiene efectos secundarios?

Según algunos estudios, el consumo exagerado de ginseng puede provocar hipertensión a largo plazo, insomnio, agitación y, mezclado con otros estimulantes como el café o el té, cierta sobreestimulación.

Consejos sobre cómo tomarlo

En todo lo relacionado con la salud y la nutrición, lo ideal es que consultes siempre con un especialista. Cada producto tiene una propiedad específica que puede ser muy buena para una persona y ser mala para otra.

Por ello, antes de lanzarte a consumirlo, busca la opinión de un profesional que estudie tu cuerpo como un todo.

Una vez clarificado este punto, puedes tomarlo de distinta forma, en tintura, preparando una infusión con la raíz rallada, en ampollas e incluso en comprimidos.

Puede interesarte: