Mar Calvo
Mar Calvo
25 Abr, 2018 - 08:00
Descubre el truco definitivo para una tortilla francesa jugosa

Descubre el truco definitivo para una tortilla francesa jugosa

Mar Calvo

Para una cena sana y rápida, para una dieta rica en hierro, como desayuno para los niños… Una tortilla francesa es muy fácil de hacer y acepta multitud de variaciones que podemos ajustar a los gustos de cada miembro de la familia.

Para una cena sana y rápida, para una dieta rica en hierro, como desayuno para los niños… Una tortilla francesa es muy fácil de hacer y acepta multitud de variaciones que podemos ajustar a los gustos de cada miembro de la familia.

La tortilla francesa tradicional lleva, simplemente, huevo y aceite o mantequilla. Pero es tan agradecida que casi se puede añadir cualquier ingrediente que se nos ocurra. Para que no vuelva a quedarte seca, apúntate algunos truquillos que compartiremos contigo a lo largo de estas líneas.

Antes de empezar, una pregunta: ¿sabes por qué recibe el nombre de tortilla francesa? No es porque se haya inventado en el país vecino, pero sí que tiene algo que ver con los franceses. Una de las teorías apunta al Cádiz de principios del siglo XIX, a la época de la Guerra de la Independencia.

Al parecer, llegó un momento en que los españoles ya no tenían ni siquiera patatas para elaborar una tortilla, así que empezaron a prepararla con el único alimento que tenían: los huevos. Esa tortilla “de cuando los franceses” ha llegado hasta nuestros días con el nombre de tortilla francesa. Pero es tan nuestra como la tortilla de patata.

Receta de tortilla francesa original

Tortilla francesa

Como decíamos, la tortilla francesa original solo lleva huevos y aceite. Hay quien la hace con mantequilla, ingrediente que por sí solo ayuda a que quede más cremosa. Por cada persona necesitarás:

– Ingredientes –

  • 2 huevos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharada sopera de leche

¿Leche? Sí, este es el primero de los trucos que descubrirás en este artículo.

– Elaboración –

  • La elaboración es muy sencilla. Solo tienes que cascar los huevos en un bol, echar una pizca de sal y batir bien con ayuda de un tenedor, pero sin que llegue a salir espuma para que no pierda jugosidad (este es el truco número 2). Agrega la cucharada de leche y reserva.
  • A continuación, pon a calentar el aceite de oliva a fuego medio (truco número 3) en una buena sartén antiadherente y extiéndelo para que ocupe toda la base. ¿Por qué a fuego medio? Para que los huevos se vayan cuajando poco a poco.
  • Cuando empiece a calentar, vierte los huevos y remuévelos un poco con un tenedor (truco número 4). Cuando empiecen a cuajarse (tardarán como mucho 30 segundos), dobla la tortilla por la mitad y dale la vuelta para que se haga por el otro lado. Esa forma es la que diferencia a la tortilla francesa de una de patata o una frittata.

Ingredientes adecuados para una buena tortilla francesa

Ingredientes tortilla francesa

Para que la tortilla francesa te salga bien, los ingredientes que vayas a utilizar son fundamentales. Empezando por los huevos. Utiliza los más frescos que tengas (truco número 5). Si puedes, cómpralos ecológicos o de corral.

El resto de ingredientes que añadas a tu tortilla francesa también debes seleccionarlos bien y no echar demasiada cantidad para que no anulen el sabor del huevo. Las clásicas tortillas con jamón, queso, bonito, champiñones o chorizo siempre funcionan.

También están muy ricas con cebolla caramelizada, setas, bacon frito o salmón ahumado.

En cambio, productos como los tomates, los pimientos, el pollo o algunos quesos no le van nada bien. El momento de echar el relleno es cuando hayamos volcado los huevos en la sartén.

Tortilla francesa con champiñones

Tortilla francesa con champiñones

Una de mis tortillas francesas favoritas, aparte de la siempre socorrida de jamón y queso, es la de champiñones. En este caso hay que saltear los champiñones, así que es lo primero que haremos. Después se los añadimos a los huevos batidos y cocinamos la tortilla como hemos hecho antes.

Quien dice champiñones, dice calabacín, espinacas o gambas al ajillo. Las opciones son innumerables.

Puede interesarte: