Mar Calvo
Mar Calvo
22 Oct, 2018 - 09:00
¿Cómo y cuándo debo hacerme una limpieza de piel?

¿Cómo y cuándo debo hacerme una limpieza de piel?

Mar Calvo

Para mantener el cutis sano e hidratado es necesario que sigas una rutina de limpieza de piel diaria, y la complementes con exfoliación y mascarilla cada 15 días.

A ninguna mujer se le escapa lo importante que es hacer una limpieza de piel diaria. Cuestión aparte es que la realicen, ya sea por pereza, por falta de tiempo o por cansancio. ¿Perteneces a este último grupo? Quizás cambies de idea después de leer los siguientes motivos por los que debes hacerte una limpieza de piel cada día.

1. La piel hace de barrera con las sustancias que hay en el entorno. Estos agentes externos la ensucian y si no la limpias, parecerá más envejecida.

2. Limpiar la piel es una medida higiénica, sobre todo si tienes granos o eczemas. ¿Sabías que las lesiones cutáneas pueden infectarse simplemente con la suciedad que se acumula en tu rostro?

3. Por la noche se produce la mayor cantidad de colágeno, lo que facilita que la piel se depure. Pero si está sucia ya sea con restos de maquillaje o con sustancias que se hayan ido acumulando, se dificulta la oxigenación de la piel.

4. Con una piel limpia, los productos que apliques serán más efectivos.

5. Cuanto más limpia esté la piel, más pequeño será el poro.

6. Si tienes la piel sucia, sudarás más, lo que contribuirá a su deshidratación.

¿Cuándo hay que hacerse una limpieza de piel?

Limpieza de piel

Ahora que ya sabes por qué debes mantener tu piel limpia, te diremos que la limpieza en profundidad hay que hacerla por las noches. Pero por la mañana también tienes que acordarte de lavarte bien la cara para eliminar los lípidos y las células muertas acumulados mientras duermes. Es más, si sudas mucho o haces deporte, también debes lavarte.

¿Cómo hay que hacer una limpieza de piel?

La forma correcta de hacer una limpieza de piel dependerá del tipo de cutis, de la edad, de la sensibilidad o de su aspecto. De esta forma, si el poro está cerrado la suciedad se eliminará bien con un producto suave, mientras que si esta es grasa, será más difícil de limpiar. Por eso son recomendables los productos astringentes.

Para tu rutina de limpieza de piel tienes que seguir una serie de pasos, por este orden:

1. Al margen del tipo de piel, si llevas los ojos maquillados, esta es la primera zona de tu cara que tienes que limpiar. Hay productos específicos que puedes echar en un algodón para eliminar la máscara. Debes hacerlo con movimientos suaves y circulares, para que la suciedad se vaya hacia fuera.

2. Cuando ya no quede ni rastro de la máscara de pestañas, puedes empezar con la limpieza del resto de la cara. Los productos a utilizar varían en función del tipo de piel.

  • Piel seca: Puedes usar un producto suave que se aclare con agua, como el agua micelar para pieles secas. Aplícala con un algodón para no irritar la piel y siempre de dentro a afuera.
  • Piel mixta: Tienes que comprar un producto específico, que no sea ni muy suave ni muy astringente para no irritar las zonas más secas. Las espumas de limpieza que se emulsionan con agua son ideales. Para aplicarlas correctamente, tienes que dar un masaje circular y aclarar con agua. En este punto es importante aclarar que el agua no debe estar muy caliente.
  • Piel grasa: Para eliminar las impurezas va a ser necesario un producto específico, ya sea en jabón o en gel que se emulsione con agua. Si necesitas lavar la cara más de una vez, debes hacerlo.

3. Tras la limpieza, puedes aplicarte una leche limpiadora y a continuación, un tónico para refrescar la piel.

4. Una vez que la piel haya absorbido el tónico, aplícate la crema hidratante y la de contorno de ojos.

¿Qué ocurre con las toallitas desmaquillantes? Lo cierto es que son muy socorridas y sirven para un apuro o para llevar de viaje, pero no están indicadas para la rutina de limpieza de piel diaria porque no limpian en profundidad. Sí puedes utilizarlas como un primer paso para facilitar el proceso de desmaquillado, pero luego tienes que limpiar la piel con los productos indicados anteriormente.

Hasta aquí hemos hablado de la rutina diaria. Cada 15 días, deberías llevar a cabo una más intensiva, que te ayude a eliminar todas las células muertas y estimular la renovación celular. Es en esos momentos cuando hay que realizar una exfoliación y aplicar una buena mascarilla.

Puede interesarte: