Mar Calvo
Mar Calvo
13 Ago, 2018 - 11:00
Guía básica para identificar los diferentes tipos de eczema

Guía básica para identificar los diferentes tipos de eczema

Mar Calvo

Un eczema puede ser causado por diferentes motivos. En función de la causa, su tratamiento será diferente. Conoce aquí los diferentes tipos de eczema.

Al igual que no hay una sola causa o un único síntoma, un eczema puede ser de diferentes tipos. Según la tipología, su origen, síntomas y tratamiento puede variar.

Tipos de eczema

1. Eczema atópico o endógeno

Suele estar causado por una alergia y suele ser hereditario. Además de los síntomas generales (piel hinchada, inflamada y enrojecida, ampollas o costras, descamación o piel más oscura, áspera y gruesa, entre otros) pueden darse también signos como fatiga, asma, problemas respiratorios, rinitis y conjuntivitis. Suele aparecer sobre la cara y el cuero cabelludo. En ocasiones se extiende al resto del cuerpo.

Lo primero para tratarlo es identificar el alimento o producto al que se tiene alergia. Para su tratamiento, en la fase aguda suelen darse corticoides tópicos, antihistamínicos o inmunosupresores locales. Pueden ser efectivos también los antibióticos orales.

2. Eczema de contacto o exógeno

Se produce cuando la piel entra en contacto con ciertas sustancias irritantes, por lo que suele afectar solo a la zona expuesta. Las lesiones suelen ser las descritas entre los síntomas generales, pero lo que cambia es su ubicación y la forma que tienen.

En las personas que trabajan con productos de limpieza agresivos se da lo que también se conoce como eczema irritativo.

Antes de desarrollar la intolerancia a las sustancias irritantes, las personas afectadas pudieron haber estado expuestos años antes de desarrollar el eczema. Dichos productos son muy variados. Pueden ir desde productos de limpieza hasta perfumes, jabones, pinturas, esmaltes, cosméticos, ropa, etc.

El primer paso para tratar este tipo de eczema es evitar el contacto con los productos que causen la irritación. Además, se recomienda que la ropa sea de algodón, quitar todas las etiquetas y evitar los adornos y encajes. Los perfumes también es mejor no usarlos.

Se trata generalmente con corticoides tópicos. En ocasiones, se dan corticoides o antihistamínicos orales.

3. Eczema dishidrótico

Esta enfermedad de la piel se caracteriza por la aparición de ampollas pequeñas llenas de líquido transparente en las palmas de las manos, los laterales de los dedos o las plantas de los pies. Se cree que la causa es la sudoración excesiva en estas zonas. Las vesículas ocasionan un intenso picor.

4. Eczema numular

También recibe el nombre de discoide. Se trata de una dermatitis en la que las manchas tienen forma de moneda. Suele asociarse con la piel seca. Se localiza principalmente en brazos y piernas.

5. Eczema seborreico

Los signos en este caso son escamas oleosas de color blanco o amarillento. En los bebés suele afectar al cuero cabelludo (se llama costra láctea) y la zona del pañal. En los adultos, a las cejas, surcos de la nariz, orejas y cuero cabelludo. En ocasiones, las lesiones también se distribuyen por la espalda, el escote, las axilas y las ingles.

Para el tratamiento se suelen dar antifúngicos, que pueden ser en forma de crema o de gel limpiador.

6. Eczema gravitatorio

A su vez, es un síntoma de una enfermedad sistémica. Suele salir en las piernas debido a problemas en la circulación sanguínea.

7. Neurodermatitis

Es la consecuencia de rascarse la piel durante mucho tiempo. Se asemeja a los arañazos.

Diagnóstico y tratamiento del eczema

Eczema

Para poder tratar el eczema, el dermatólogo tiene primero que averiguar la causa y tipología de las lesiones. Por tanto, las pruebas diagnósticas pueden ir desde una biopsia de la piel hasta pruebas de alergia.

Del mismo modo, el tratamiento puede variar en función del tipo de eczema. Aparte de lo que ya hemos comentado, como medida general se recomienda evitar el lavado excesivo de la zona afectada y mantener la piel bien hidratada. Los tratamientos pueden ser:

  • Tópicos: Se recetan corticosteroides, que pueden ser de diferentes tipos y aplicaciones (en pomada, en crema…) en función de la zona afectada y el tipo de eczema. A veces se utilizan inmunomoduladores tópicos (pimecrolimus y tacrólimus).
  • Sistémicos: En los casos más graves pueden llegar a recetarse corticosteroides orales.

Cuando el paciente no responde a los tratamientos anteriores, las alternativas podrían ser los fármacos inmunosupresores, inmunomoduladores sistémicos o la fototerapia.

Puede interesarte: