Mar Calvo
Mar Calvo
24 Abr, 2018 - 17:00
alimentos saludables

Ideas de platos indicados para la alimentación en el adulto mayor

Mar Calvo

Con la alimentación en el adulto mayor hay que tomar precauciones, pues necesitan platos adaptados a sus necesidades nutricionales.

Las personas mayores son como los niños pequeños, necesitan una alimentación especial adaptada a sus necesidades nutricionales y a sus limitaciones físicas. Puede que estén estupendamente y no tengan problemas para masticar y tragar, pero por lo general hay que tomar precauciones con la alimentación en el adulto mayor.

Las papillas les vienen muy bien, al igual que cualquier alimento con una textura blanda, como pueden ser las sopas, cremas, flanes, natillas, pescado blanco sin espinas o un pudin, por poner solo algunos ejemplos.

Nutrición e hidratación

A veces perdemos la perspectiva y consideramos que la alimentación en el adulto mayor no tiene por qué ser diferente a la del resto de la familia, pero piensa que a ciertas edades se empieza a perder el apetito, así que tenemos que conseguir que cualquier bocado que se lleven a la boca esté cargado de nutrientes.

No podemos olvidarnos tampoco de que están bien hidratados. Como seguramente que van a rechazar beber abundante agua, debe asegurarnos de que los platos que preparemos sean hidratantes.

Platos indicados para la alimentación en el adulto mayor

hamburguesa de salmón

Conseguir el equilibrio de todo esto en la alimentación en el adulto mayor puede suponer todo un reto. Para ayudarte hemos recopilado una serie de platos recomendados por los nutricionistas para preparar a nuestros mayores. Si pinchas en cada uno puedes ver la receta.

Papillas y purés en la alimentación en el adulto mayor

Aparte de todos los platos listados anteriormente, a la hora de planificar la alimentación en el adulto mayor podemos incluir toda clase de papillas y purés.

A estas personas les viene muy bien la típica papilla con frutas y galletas que hacemos para los bebés, una compota de manzana o pera, un puré de legumbres (este hay que pasarlo por el pasapurés para eliminar las pieles) o un puré de verduras.

Lo bueno de estos dos últimos es que podemos aprovechar para incluir todo tipo de hortalizas. Si le añadimos algo de proteína (como puede ser pollo, pescado blanco o clara de huevo) y echamos un chorrito de aceite de oliva en crudo, tendremos un plato único muy completo.

Por último, recuerda que un menú para personas mayores que esté equilibrado debe contener un 25% de grasas (el 15% tiene que ser monoinsaturada, como la del aceite de oliva), un 20% de proteínas, un 55% de hidratos de carbono (cereales y pastas integrales) y lácteos (desnatados).

Puede interesarte