Mar Calvo
Mar Calvo
29 Mar, 2020 - 07:20
niña brincando

Niñera o guardería: ¿Qué es mejor para tu bebé?

Mar Calvo

Cuando se nos acaba la baja por maternidad, a todas las madres se nos plantea el mismo dilema: ¿niñera o guardería? Vemos los pros y contras.

¿Niñera o guardería? Cuando se nos acaba la baja por maternidad, a las madres trabajadoras no nos queda más remedio que dejar a nuestros bebés al cuidado de otras personas. El problema es que nadie nos parece lo suficientemente bueno.

Mi búsqueda de guardería comenzó cuando estaba embarazada, puesto que no quería quedarme sin plaza en las que creía que eran las mejores. Pero cuando llegó el momento de volver a trabajar, cambié de opinión y me puse a buscar una niñera. Al final, no me convenció ninguna y volví a la idea original.

Pero, pese a que me encantaba la guardería de mi hijo, reconozco que hubiese preferido una canguro de confianza. De haberla encontrado no lo hubiese dudado. Lo malo es que las buenas profesionales escasean.

Supongo que este dilema entre niñera o guardería lo tenemos muchas madres. ¿Te encuentras en esa situación? Lo mejor es hacer una lista con las ventajas y los inconvenientes de cada opción.

Niñera o guardería

niños brincando en la guardería

Ventajas e inconvenientes de contratar una niñera

Uno de los principales motivos por lo que hubiese preferido una niñera es porque quería que mi hijo estuviese en casa, con alguien dedicado en exclusiva a sus cuidados. Otras ventajas de las niñeras frente a las guarderías:

  • Si el bebé se pone malo, no tienes que pedir permiso en el trabajo para cuidarlo.
  • El riesgo de contagiarse de cualquier virus o enfermedad es más bajo. En este sentido, hay que recordar que el sistema inmunológico de los bebés es muy inmaduro. Por eso, desde la Asociación Española de Pediatría recomiendan evitar los centros infantiles hasta los 2 años.
  • El horario de las canguros se amolda al de los padres, mientras que con las guarderías son estos quienes tienen que adaptarse.
  • Cuando llega el momento de quitar el pañal, la niñera puede ayudarlo a ir al baño solito de forma gradual.

Entre los inconvenientes, el más extendido es que los niños no socializan. Pero en realidad, esa interacción con otros niños también pueden tenerla en el parque.

Luego está un tema que me parece fundamental. Se supone que cuando empiezan en primero de infantil ninguno sabe nada y todos comienzan de cero. Colores, números, letras… Los niños que han estado en una guardería ya los conocen y saben incluso alguna palabra en inglés.

También hay que tener en cuenta que las niñeras pueden ponerse enfermas, sufrir un imprevisto o tener problemas familiares que les impidan acudir a cuidar al niño. ¿Cómo te arreglas si se da el caso? ¿Quién se queda entonces con el pequeño?

Pros y contras de las guarderías

Por su parte, las guarderías ofrecen la seguridad de que el personal está capacitado para cuidar a niños pequeños. Además, el coste mensual por niño es más bajo que el de contratar a una niñera. El precio depende de si el centro es público o privado, pero aun sumando comedor y ampliación de jornada, se queda por debajo del coste de una canguro a tiempo completo.

Para que puedas hacerte una idea, las guarderías públicas cuestan de media unos 170 euros y las privadas aproximadamente 300. A estas cantidades hay que sumar la comida, la ampliación de horario y la merienda en caso de necesitarlo, por lo que el coste puede superar los 500 euros. Por su parte, una canguro a jornada completa cobra como mínimo el SMI (950 euros en 2020).

Además, los bebés están en contacto con otros niños de su edad durante todo el día y aprenden un montón de cosas que a lo mejor no descubrirían hasta que empezasen al colegio.

Los inconvenientes principales ya los había mencionado al hablar de las ventajas de las niñeras: los monitores tienen que atender a varios niños pequeños a la vez y los niños se ponen enfermos a menudo.

Si te preocupa el funcionamiento, siempre puedes preguntar a otros padres y concertar una cita con la directora para visitar las instalaciones y comprobar que cumple con todas las normas de seguridad. Asegúrate de que tiene licencia de actividad y de que los cuidadores cuenten con la titulación necesaria.

Como has visto, elegir entre niñera o guardería obedece más a una preferencia personal de cada familia.

Puede interesarte