Mar Calvo
Mar Calvo
30 Mar, 2020 - 14:10
Tres niños sonriendo

¿Cuáles son los indicadores de desarrollo en niños hasta los 5 años?

Mar Calvo

Los indicadores de desarrollo son las cosas que son capaces de hacer los niños cuando tienen una edad determinada. Conoce los más habituales.

Cuando tenemos un bebé nos preocupa si gana peso o si está dentro del percentil. Pero hay otras señales a las que también debemos prestar atención para saber si nuestros hijos adquieren las habilidades que les corresponden con respecto a su edad. Hablamos de los indicadores de desarrollo, es decir, las cosas que son capaces de hacer los niños cuando tienen una edad determinada.

La forma en que los pequeños actúan, juega, aprenden o hablan son indicadores de desarrollo básico. En este artículo nos centraremos en los hitos desde el nacimiento hasta los 5 años, aunque antes de comenzar es importante recordar que cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Por tanto, las capacidades que indicaremos son orientativas.

Indicadores de desarrollo hasta los 5 años

una niña abrochándose el vestido sola

De 0 a 12 meses

Primer mes

Durante el primer mes de vida, los bebés lloran para indicar que tienen hambre, sueño o que alguna molestia. Al principio solo se despiertan para comer, pero según pasan los días, van reaccionando a la luz, enfocan la mirada, miran hacia las personas que les habla, agarran con fuerza lo que coloquemos en su manita (seguro que te acuerdas de la primera vez que tu bebé te cogió el dedo de la mano), succionan les acercamos algo a la boca, mueven la cabeza, los brazos y las piernas, llevan el brazo en la misma dirección hacia donde giran la cabeza, etc.

Segundo mes

En torno a la semana 6, suelen sonreír cuando alguien le habla de forma dulce o le acaricia. También son capaces de emitir sonidos, de seguir objetos con la mirada, de llevarse el pulgar a la boca y chuparlo.

Tercer mes

Lo que más llama la atención durante ese mes es la capacidad del bebé para mover la cabeza. Si lo tumbas boca abajo, la levanta, cuando lo coges en brazos, ya no se le va tanto hacia atrás y si oye un ruido, la gira hacia ese lado. También reacciona cuando se le habla, bien sea enfocando su atención o emitiendo algún sonido. En cuando a los movimientos, estos comienzan a ser intencionados. Por ejemplo, abre y cierra las manos, mueve los brazos o da patas cuando está despierto.

Cuarto mes

El movimiento ya es constante, por lo que hay que extrema la precaución para que el niño no se caiga. Otros indicadores de desarrollo a tener en cuenta en el mes 4:

  • Agarra objetos con las manos y los mueve.
  • Es capaz de cogerse los pies.
  • Sostiene la cabeza.
  • Se mira las manos.
  • Si lo colocas boca abajo, se apoya sobre las manos.
  • Boca arriba, se inclina hacia adelante.
  • Gira sobre sí mismo.
  • Se ríe cuando le hacemos caso y le hablamos.

Quinto mes

Llega el mes número 5 y con él un cambio en su comportamiento. Hasta ahora tu hijo no protestaba si lo cogía algún desconocido, incluso le sonreía si le hablaban. Pero a partir de ahora puede que llore si no reconoce a la persona que lo tiene en brazos. Una de las cosas más graciosas es que ya emite sonidos en el que incluye alguna letra: “aja”, “ma”, “ahhh”… (mi hijo lo primero que dijo fue “ea”, porque mi madre para dormirlo siempre le decía “ea, ea, ea”).

A diferencia del mes anterior, el niño ya no se limita a coger objetos y moverlos. Ahora ya puede llevárselos a la boca. Otra cosa interesante: descubre los espejos y casi parece que se reconocen a sí mismos.

Sexto mes

Algunos niños son más precoces, pero los primeros dientes suelen empezar a salir en torno al sexto mes. Por tanto, no debemos extrañarnos si se muestran más irritables. Dos señales de que el diente está brotando son la baba y el llevarse a la boca todo lo que cojan. Más indicadores de desarrollo a destacar:

  • El bebé sujeta la espalda, por lo que ya podemos sentarlo en la trona.
  • Si lo pones erguido, mueve las piernas como para caminar.
  • Es capaz de darse la vuelta estando tumbado.
  • Intenta llevarse los pies a la boca.
  • Te echa los brazos para que lo cojas.

Séptimo mes

Solo han pasado unos días, pero su desarrollo se ha disparado. ¿Qué puede hacer un niño con 7 meses?

  • Sentarse.
  • Tumbado boca abajo, levanta el torso y alarga los brazos para coger objetos.
  • Llega a todo lo que está a su alrededor, por lo que ha llegado el momento de quitar los objetos peligrosos de su alcance.
  • Entiende muchas cosas de las que le decimos.
  • Enlaza dos sílabas.
  • Algunos bebés ya gatean.

Octavo mes

Los bebés de 8 meses echan de menos a sus padres cuando no están y tienen miedo de los desconocidos. Notarás que ya intentan ponerse de pie y algunos consiguen mantenerse erguidos si se sujetan a algo. Puede que incluso tu hijo te sorprenda con su primera palabra. ¿Será “papá” o “mamá”?

Noveno mes

Además de todo lo que ha conseguido durante las semanas anteriores, ahora ya imita sonidos, toca las palmas, grita cuando no le haces caso, señala con el dedo cuando quiere algo y hace pinza con el pulgar y el índice.

Décimo mes

Saluda, mira a su papá o mamá y les llama, sabe lo que significa “no”, puede coger objetos pequeños, se desplaza caminando con ayuda… Los indicadores de desarrollo se disparan.

Mes 11

¿Qué ocurre cuando el bebé está a punto de cumplir un año? Pues que prácticamente ya podemos saber qué necesita porque su lenguaje corporal es fácilmente entendible. Ya llama a “papá” o a “mamá”, entiende instrucciones cortas, puede introducir objetos en contenedores, imita determinadas acciones y algunos ya caminan solitos.

El primer año

Si tu hijo no camina solo al cumplir 12 meses, lo hará en cualquier momento. Así que cuidado con lo que dejas a su alcance. Cuando quiere algo lo reclama señalándolo, imita gestos, amplía su vocabulario, puede beber de un vaso y puede coger una cuchara con la mano.

¿Qué indica la tabla de crecimiento de los niños?
Ver también ¿Qué indica la tabla de crecimiento de los niños?

Los indicadores de desarrollo a los 2 años

Cuando el bebé cumple los dos años, ya dice un mínimo de 50 palabras y puede enlazar dos palabras con sentido. “Quiero agua”, por ejemplo. Los padres ya entendemos la mayoría de lo que dicen nuestros hijos y sabemos cuándo quieren o no algo, porque nos lo dejan bien claro.

Sus habilidades sociales van desde escoger las cosas que quieren hasta negarse a hacer algo o enfadarse cuando no están de acuerdo con algo. Enseguida llegarán las rabietas.

En cuanto a las habilidades cognitivas, pueden imitar acciones con sus juguetes. Le dan el biberón a la muñeca, cogen un objeto redondo y hacen como que conducen, se ponen a cuatro patas e imitan a un perro, etc. También pueden encontrar un objeto que les hayamos escondido.

¿Y su psicomotricidad? Corren, chutan el balón, impulsan el triciclo, etc.

Indicadores de desarrollo a los 3 años

A los 3 años empiezan al colegio, por lo que adquieren muchas más habilidades. Ya forman frases con varias palabras, su vocabulario incluye más de 500 palabras, saben cómo se llaman y lo dicen cuando alguien se lo pregunta, prácticamente se les entiende todo lo que dicen, pueden seguir las rutinas diarias, esperan su turno para jugar o para hablar, hacen puzles, dibujan formas geométricas sencillas, pueden pasar las páginas de los libros de una en una, son capaces de trepar, suben y bajan las escaleras alternando los pies, etc.

Indicadores de desarrollo infantil: 4 años

Cuando los niños cumplen 4 años ya hablan muy bien, con frases largas. Además, pueden responder a las preguntas que se les hace, expresan sus preferencias, emplean su imaginación en los juegos, ayudan a otros niños y comienzan a escribir.

Antes de que acaben segundo de Infantil ya podrán escribir su nombre y las letras que les vayamos diciendo. También habrán empezado a utilizar tijeras y serán capaces de saltar a la pata coja o de atrapar balones al bote.

Los indicadores de desarrollo a los 5 años

Cumplidos los 5 años, los niños ya pueden hacer un montón de cosas: entienden rimas, construyen frases en las que incluyen varios detalles, saben su nombre y apellidos, pueden utilizar el tiempo futuro, entienden las reglas de los juegos, distinguen entre un círculo, un cuadrado y un triángulo o saben para qué sirven los diferentes objetos, entre otras muchas habilidades.

Ver también