Mar Calvo
Mar Calvo
15 Ene, 2020 - 16:32
madre abrazando el hijo

Los 8 miedos más comunes de las madres primerizas

Mar Calvo

En este artículo repasaremos los miedos más comunes entre las madres primerizas. Enfermedades, alimentación, cuidados…  Las preocupaciones son numerosas.

La maternidad es bonita, pero para las madres primerizas, la llegada del bebé también implica muchas dudas. El miedo a no saber hacerlo bien es frecuente, al igual que también lo es el sentirse abrumada por la responsabilidad.

¿Seré capaz de cuidar y proteger a esta personita indefensa?, nos preguntamos constantemente. En este artículo repasaremos los miedos más comunes de las madres primerizas, entre las que me incluyo.

Los principales miedos de las madres primerizas

madre tomando a su hijo en su regazo

1. ¿Qué ocurre si el bebé se pone malo?

Cuando nació mi hijo, me daba pavor pensar en que se pusiese malito. Después descubrí que no era la única en tener esos sentimientos. Diversos estudios indican que lo más preocupante para las madres primerizas es que el recién nacido sufra algún problema de salud. En un sondeo realizado hace un tiempo por Suavinex entre 1.200 mujeres, el 83% de las mamás aseguraron que este era su principal temor.

Otro estudio elaborado por la SEPEAP (Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria) en colaboración con la farmacéutica Mylan en el que han participado 1.000 madres primerizas, rebaja el porcentaje hasta el 47%. La fiebre, los vómitos y la diarrea son las afecciones que más les angustian.

El libro que toda madre debería leer, y es gratis

No te pierdas toda la información sobre cómo criar a un niño hasta los 18 años.

Para mí, la muerte súbita del lactante durante los primeros meses suponía una gran preocupación. Después vino el miedo a los atragantamientos. Y cuando llega el momento de meter al niño en la guardería o dejarlo al cuidado de alguien, las mamás nos martirizamos pensando que no vamos a estar ahí si nuestro pequeño se pone enfermo o le ocurre algún accidente. Todavía es el día de hoy que cada vez que me llaman del colegio de mi hijo me da un vuelco el corazón.

Por eso te recomiendo que si te preocupa la seguridad de la guardería, debes visitarla y preguntar directamente por las medidas y protocolos en caso de emergencia. ¿Tienen una enfermera? ¿Cuentan con seguro médico? ¿El personal está cualificado para atender a bebés? Todas esas cuestiones son muy importantes.

2. ¿Seré una buena madre?

El miedo a no hacerlo bien como madre es algo que afecta a casi la mitad de las mujeres. A las madres primerizas nos agobia no saber distinguir si el llanto del bebé es por hambre, sueño o dolor (un 32,7% manifestaron este temor en el estudio de la SEPEAP). Las inseguridades irán variando con el paso de los años, pero siempre van a estar ahí. Por cierto, a veces los bebés no lloran por nada. Solo quieren mimos.

3. ¿Comerá bastante?

Algo tan natural como dar de mamar a los bebés puede suponer un problema para algunas madres. Todas conocemos el caso de algún bebé al que le ha costado coger el pecho. La lactancia y la alimentación son, por tanto, otro de los miedos más frecuentes de las madres primerizas.

4. ¿Estará ganando suficiente peso?

Los bebés pasan por controles periódicos para controlar su crecimiento. Aún así, una de cada cuatro nuevas mamás, están preocupadas por el peso de su bebé.

5. ¿Tendrá cólicos?

Ninguna madre queremos que nuestros hijos sufran. Por eso nos preocupa que el recién nacido pueda sufrir cólicos del lactante.

6. ¿Cómo se baña a un recién nacido?

El momento del baño también causa estrés a muchas mamás, que no saben cómo coger a su pequeño de forma segura o no tienen muy claro cómo limpiar el ombligo durante los primeros días.

En este punto es importante recordar que no hay que obsesionarse con bañar a los bebés todos los días. Es más, hay expertos que aseguran que con hacerlo tres días a la semana es suficiente. Lo que sí debes hacer es lavarles las manitas y limpiarles muy bien el culete con cada cambio de pañal.

7. Accidentes domésticos

Los accidentes domésticos ocurren, aunque estemos pendientes en todo momento de nuestros hijos. Una décima de segundo es suficiente para que la líen. En ocasiones no se pueden evitar, y no debes martirizarte por ello.

Pero sí que puedes tomar las medidas de seguridad oportunas, como poner tapas en los enchufes, colocar cierres anti bebés en los armarios o alejar de la ventana muebles a los que puedan subirse.

8. ¿Qué pasará si falto?

A veces me sorprendo pensando en lo que ocurriría si yo faltase. ¿Quién cuidará de mi pequeño? ¿Estará bien atendido? Hasta que no fui madre ni siquiera había pensado en la posibilidad de contratar un seguro de vida aparte del de la hipoteca. Ahora sé que mis seres queridos recibirán una indemnización en caso de fallecimiento.

La situación económica y familiar o la culpa por no tener suficiente tiempo para pasar con los niños también preocupa a las madres primerizas españolas.

Como has visto, los miedos ante la llegada de un bebé son muchos. Y son normales. Por eso no dudes en pedir ayuda si la necesitas. Quizá también te sirva de ayuda la “Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los tres años” publicada por La Asociación Española de Pediatría.

Puede interesarte