Mar Calvo
Mar Calvo
27 Mar, 2020 - 14:56
niños en la clase

Escuela privada o pública: ¿Cuál es mejor?

Mar Calvo

¿Escuela privada o pública? Descubre en este artículo las ventajas y los inconvenientes que ofrecen ambos tipos de educación.

Cuando llega el momento de matricular a los niños en el colegio, a los padres nos surgen muchas preguntas. ¿Cerca de casa o del trabajo?, ¿bilingüe o no?, ¿mejor un cole grande o uno pequeño? Estas son las principales dudas pero, en algunos casos, se añade otra gran cuestión: ¿escuela privada o pública?

Los defensores de la educación pública dirán que esta es mejor. Por su parte, quienes tienen a sus hijos en centros privados, aseguran que se trata de la opción más recomendable, que sus hijos están más cuidados y que el trato con los profesores y el equipo directivo es más cercano. Yo tengo experiencia en ambos tipos de enseñanza, pues mi hijo ha ido a varios coles por temas de movilidad laboral. Unos públicos, otros privados.

¿Prefiero la escuela privada o pública? Ambas tienen sus cosas buenas. Pero lo mejor es analizar las características de las dos para que veas las diferencias existentes.

¿Escuela privada o pública?

salón de clases sin niños

Las ventajas de la educación pública

Los colegios públicos de educación primaria y secundaria son los más numerosos en nuestro país, donde se contabilizan más de 20.000. Su gestión corre a cargo del Estado, por lo que las familias no tienen que pagar por enviar a sus hijos a estos centros.

En un artículo anterior veíamos el coste que tiene la educación de los niños, por lo que no todos los hogares pueden permitirse gastos añadidos a los que ya suponen los libros, el material escolar, las extraescolares y el comedor.

El libro que toda madre debería leer, y es gratis

No te pierdas toda la información sobre cómo criar a un niño hasta los 18 años.

Los profesores, en este caso, tienen que sacar una oposición. Además, cuando hay profesores interinos sabes que tienen que estar formándose continuamente para poder presentarse a las oposiciones que vayan saliendo. Y este es uno de los principales argumentos que esgrimen quienes consideran que la educación pública es mejor.

También está el hecho de que la escuela pública es laica, por lo que admite a alumnos de todas las religiones. Se trata, en definitiva, de un servicio público al que tienen acceso todos los niños, independientemente de la clase social, la etnia, la nacionalidad o la creencia religiosa.

¿Tiene desventajas? También. Una de las más criticadas es la segregación de los alumnos.

Las ventajas de la educación privada

Luego tenemos la educación privada. En ella, encontramos más de 9.000 centros que a su vez se dividen en dos tipologías diferentes:

  1. Escuelas de gestión privada subvencionadas por el estado. Son los que conocemos como colegios concertados y, en principio, son gratuitos (algunos tienen la llamada “cuota voluntaria”).
  2. Centros de gestión privada de subvención privada. Los alumnos tienen que pagar una matrícula y una mensualidad cuyo importe varía en función del colegio.

Entre las características que comparten los centros privados y los concertados destacan las siguientes.

  • Tienen jornada partida. Además de eso, acaban más tarde que los colegios públicos que también tienen clases por la tarde. Este alargamiento de la jornada lectiva es una razón de peso para llevar a los niños a estos centros cuando ambos progenitores trabajan fuera de casa. Yo tengo que reconocer que me viene muy bien que mi hijo no llegue del colegio hasta las 17.30 horas. Si saliese a las 2, no tendría con quién dejarlo.
  • Los niños llevan uniforme. Hay quien ve esto como un gasto más a añadir a la lista, pero yo creo que al final acabas ahorrando dinero en ropa. Sobre todo, cuando cumplen una edad en la que demandan determinadas marcas. Y te olvidas del: «mámá, ¿qué me pongo?».
  • La contratación de los profesores la hace el propio colegio. ¿Son peores porque no han pasado una oposición? No necesariamente. De hecho, desde mi punto de vista hay dos ventajas en este tipo de contrataciones. Por una parte, los colegios pueden contratar a los profesionales que consideran que se ajustan mejor a su proyecto educativo. Por otra, como no tienen un puesto asegurado, no se apoltronan en su cargo.

También es importante señalar el hecho de que la distribución del alumnado es más homogénea. Hay quien dice que estos niños viven en una burbuja y que si sacan mejores notas “por algo será”.

Desde mi experiencia, si los alumnos de colegios privados obtienen mejores resultados académicos es porque la ratio de alumnos por clase es más baja y porque los profesores tienen más tiempo para dedicar a los alumnos la atención que necesitan en aquellas asignaturas que les cuestan más.

Por no hablar de las facilidades que nos dan a los padres para reunirnos con la dirección del centro o con los profesores de nuestros hijos si surge algún problema.

Lo malo de este modelo es que no todas las familias pueden permitírselo, por lo que ya no se puede hablar de que ofrecen un servicio público.

¿Ya has elegido entre escuela privada o pública?

Puede interesarte